Manifiesto

Dicen que el secreto de la vida reside en los placeres sencillos. Pocas cosas hay tan placenteras y sencillas como comprar una botella de vino, abrirla (aunque esto dependa del a veces intrincado mecanismo del sacacorchos) y disfrutar de su contenido. Sin embargo, leer sobre el vino con sencillez es muy complicado: abundan las reseñas de catas cuyos autores parecen competir por enumerar adjetivos, son casi infinitos los artículos sobre cuestiones como la elaboración del vino o las variedades de uva que parecen escritos en exclusiva por y para ingenieros agrónomos y enólogos, no faltan glosarios inacabables en los que términos como “taninos” o “maceración carbónica” resultan tan comprensibles para el ciudadano medio como el bosón de Higgs o la teoría de las partículas elementales… 

Como saber un mínimo del vino y su apasionante mundo es fundamental para su mejor disfrute, el placer deja de ser sencillo. Los jóvenes que se adentran en este mundo por primera vez, los no tan jóvenes a los que les falta tiempo para profundizar en él, los aficionados que, en definitiva, quieren seguir siéndolo porque no aspiran ni a trabajar de sumiller ni a impresionar a sus compañeros de copas, pueden sentirse frustrados por la información mayoritariamente compleja que encuentran sobre el vino. Vivimos, además, en una potencia vinícola mundial cuyos habitantes consumen cada vez menos esta bebida y en la que bodegueros y distribuidores, pese a sus grandes esfuerzos, siguen sin encontrar la clave para entusiasmar a la franja de edad comprendida entre los 18 y los 35 años.

El objetivo de MALDITA FILOXERA es hablar del vino con sencillez para devolverle su condición de placer sencillo, sea con contenidos propios, traduciendo a un lenguaje asequible para la mayoría lo que tantas veces resulta minoritario, o ajenos, reproduciendo y citando a quienes comparten este afán simplificador, que también son muchos y muy buenos. Espera servir, asimismo, para que las personas que deseen acceder a información más técnica y compleja puedan hacerlo con las bases adecuadas para comprenderla y utilizarla. Finalmente, aspira a contribuir, cómo no, a que se beba más y mejor vino y a que las generaciones más jóvenes se acerquen a él con interés y cierta constancia.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s