Jamón ibérico y cava: el maridaje estrella de Nochevieja

Seguro que,  a la hora de maridar el jamón, lo primero que os viene a la mente es un buen vino tinto con crianza, ¿verdad? Pues no podríais estar más equivocados. No ponemos en duda que a vosotros os encante el sabor de esta combinación que lleváis disfrutando toda la vida, pero de verdad que os estáis perdiendo un maridaje para ibéricos mucho más acertado: pasad del tinto y descorchad esta Nochevieja una botella de champán o cava. Todos los expertos coinciden en que se trata de dos productos que, si son de calidad, armonizan a la perfección.

Cómo conseguir el perfecto binomio jamón-cava

Parece ser que los matices del jamón se realzan combinándolo con un buen espumoso. Con las burbujas aumenta considerablemente su sabor, llevando el placer hasta otro nivel. Pero ¿vale con cualquier cava o jamón? Sí pero no.

Para empezar, los expertos jamoneros son muy claros con el tema del grosor la de loncha: ni muy gruesa ni muy fina. Pero también con la temperatura de consumo, ya que un jamón demasiado frío pierde muchas de sus cualidades organolépticas. Así que nada de jamones recién refrigerados…

Por supuesto, hay que tener siempre en cuenta la alimentación que ha tenido el cerdo antes de convertirse en jamón, un aspecto clave en cuanto a su textura, sabor y aroma. De esta forma, tenemos el cerdo ibérico, que se ha alimentado de forma natural a base, principalmente, de bellotas; esta raza de cerdo es con la que se elaboran los jamones y paletas ibéricos de bellota. Por otro lado tenemos el cerdo blanco, que ha sido cebado a base de cereales; este animal es con el que se producen los jamones serranos e ibéricos de cebo. Ambos maridan estupendamente con vinos blancos espumosos aunque el primero tiene más calidad y también un mayor precio…

Para sacar el máximo partido a este maridaje, es crucial servir el cava bien frío, siempre entre los cinco y los ocho grados de temperatura. Para ello, no uséis el congelador, mejor metedlo unas horas en la nevera, de forma que el descenso de grados no sea muy brusco. De lo contrario, los aromas del cava o champán podrían sufrir alteraciones. Si se os ha olvidado meterlo en el frigorífico unas horas antes, no hay problema: basta con que uséis una cubitera con hielo y sal para que adquiera la temperatura ideal en más o menos media hora.

Abrir una botella de cava tiene miga y debe hacerse siempre sin la horterada  que el descorche suene. En este vídeo, el enólogo Xavier Monclús lo explica:

 

 

En cuanto a las copas, mejor si son de cristal fino y con forma de flauta, las clásicas copas de champán, que se conservan mejor los aromas.

El mejor cava para tus ibéricos

Como decíamos anteriormente, los cavas que mejor maridan con tus ibéricos son los brut (con entre seis y doce gramos de azúcar por litro) y los brut nature (menos de 3 gramos de azúcar por litro). Pero, además, como se trata de un alimento complejo y con potencia en el paladar, lo ideal sería acompañarlo de un cava con larga crianza, es decir, con cavas reserva y gran reserva. Los cavas reserva han estado envejeciendo en bodega entre 15 y 30 meses y los grandes reserva, de 30 en adelante.

En resumen, y como recomendación, optad por un buen jamón de bellota con un cava reserva brut o brut nature de cierto prestigio y bien fresquito y acertáis de pleno con vuestros invitados. No hay mejor manera de despedir el año…

Jabugo spanish ham

 

Un comentario sobre “Jamón ibérico y cava: el maridaje estrella de Nochevieja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s