Coravín: la maravilla para extraer el vino sin sacar el corcho

Pocas cosas dan más rabia en el mundo del vino que querer probar una copa de uno determinado y que el camarero te comente que ese, justo ese, no se sirve por copas. Generalmente, se trata de un vino de precio elevado, por lo que el bar o restaurante considera que no merece la pena su descorche, dando por hecho que servirá sólo dos o tres copas antes de que se eche a perder.

El resultado es que el cliente pide un vino que le apetece menos y se arrepiente de no haber acudido al sitio en cuestión con toda la tropa de amigos para poder afrontar la botella entera. ¿Tiene todo esto solución? Sí, basta con que el establecimiento se haga con un coravín.

El coravín (bonito nombre procedente de la marca comercial francesa Coravin, que patentó el invento) es un artilugio que permite servir el vino sin retirar el corcho. Consta de una aguja perforada con la que se atraviesa el corcho en su totalidad para extraer el contenido de la botella sin ni siquiera retirar la cápsula. De esta forma, el vino sigue criándose en botella como si nunca se hubiera abierto y, al mismo tiempo, podemos disfrutar de él.

Coravin Brand Video from Coravin on Vimeo.

Imaginaos el abanico de posibilidades que se abre con la utilización de este cacharro:

  1. Adiós a tener que elegir entre blanco, tinto o rosado. Con el coravín, se sirve lo que se prefiera, porque todo lo que haya en la bodega se puede degustar por copas.
  2. Ahora sí que sí podemos maridar sin fronteras. Al eliminarse la limitación de consumir el mismo vino, se multiplican las combinaciones de sabores y aromas, haciendo de la comida o de la cena un caldo de cultivo idóneo para el descubrimiento de interesantes maridajes.
  3. Todos los días es una ocasión especial. Se acabó esperar a un cumpleaños, aniversario o cualquier otra celebración para descorchar ese vino especial y carísimo que tenemos guardado como oro en paño. Un lunes por la noche puede ser el momento perfecto para premiarte con esa maravilla. Saca el coravín y regálate una copa siempre que quieras y con quien quieras con la seguridad de que el vinazo no se estropeará.
  4. Seguir la evolución de un vino. Con el coravín se puede determinar el momento oportuno para descorchar una botella de vino. Se acabó eso de “qué pena no haberlo abierto dentro de unos meses”.

Cuando se lanzó al mercado hace unos pocos años, el precio del aparato (un buen armatoste, todo sea dicho) no bajaba de los 300 dólares. Ahora, en Amazon puedes hacerte con alguno de los múltiples modelos de la marca entre los 200 y los 600 euros (dependiendo de la opción elegida o de si se adquiere el pack completo con repuestos). Como veis, se trata de un invento no asequible para los bolsillos de todos los aficionados, pero puede merecer mucho la pena para restaurantes con buenas cartas de vinos y vinotecas de prestigio que quieran ofrecer lo mejor a su clientela.

Coravin

Un comentario sobre “Coravín: la maravilla para extraer el vino sin sacar el corcho

  1. Pingback: Maldita Filoxera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s