Juan Gil, la joya de Jumilla y más allá

Juan Gil Bodegas Familiares es un grupo formado por una serie de pequeñas bodegas que, repartidas por toda la geografía española, se han ido incorporando a la matriz desde el año 2002. Un serie larga, por cierto. ¿Y quien mucho abarca poco aprieta? En este caso, no. Los de Juan Gil hacen buenos vinos allá donde vayan; también en su “bodega madre” de Jumilla, donde estuvimos hace unos días y a donde, seguro, volveremos.

Juan Gil Bodegas ha conseguido aunar bajo una sola marca comercial un amplio porfolio de vinos españoles de muy distintas características y procedencias. Todos ellos con un denominador común: están elaborados con variedades autóctonas. Y lo han hecho realmente bien, porque que a casi todo el mundo le encantan sus vinos, cosa nada sencilla.

Juan Gil Vino Seco Moscatel

El grupo tiene su origen, en efecto, en Jumilla (Murcia), punto de distribución central de todos sus vinos. Si os gusta el turismo enológico, visitar su bodega allí es obligatorio ya que, por 35 euros, os enseñarán cada rincón y disfrutaréis de un delicioso menú maridaje que no olvidareis fácilmente. Además de la calidad de la comida (y la cantidad) y de lo acertada que es la selección de vinos, las vistas a los viñedos desde el comedor son simplemente sobrecogedoras, más aún en vendimia.

Jumilla Murcia

En Jumilla, la compañía cuenta con 150 hectáreas propias, plantadas en su mayoría (80%) con cepas de la variedad monastrell, “culpable” del aroma y sabor de algunos de los mejores vinos que elaboran hoy en España. ¿Sabíais que es una de las uvas que mejor aguantó el ataque de la maldita filoxera allá por el siglo XIX?

Como buen ejemplo de los vinazos elaborados con monastrell, en la bodega Juan Gil nos dieron a probar las últimas añadas comercializadas de sus conocidos Juan Gil de 4 meses, 12 meses y 18 meses, que este año, por vez primera, pasan a denominarse -por razones obvias y porque así los llamaba la mayoría de los consumidores- Juan Gil Etiqueta Amarilla, Etiqueta Plata y Etiqueta Azul. 

12 meses

También en Jumilla, el grupo cuenta con otras dos bodegas: El Nido, de donde sale su excelente vino Clio, y OroWines, en la que se produce el popular vino Comoloco. Son igualmente conocidos sus vinos de la D.O. Almansa, como Laya, Atalaya y Alaya, tres estupendos ejemplos de lo bien que se pueden hacer las cosas en esta región con mimo y paciencia. ¿Y qué nos decís del premiado Can Blau de la D.O. Montsant? ¿Y del famoso Honoro Vera de Bodegas Ateca? Y decimos “famoso” porque, entre otras cosas, se sirvió en la cena de gala de los Oscar 2013 y fue la sorpresa enológica de la noche.

Bodega Juan Gil

Menos conocidos pero igualmente logrados son sus vinos de la Tierra de Castilla La Mancha y de la D.O Rueda -¿os suena el verdejo Shaya?-, así como los que produce en Rías Baixas, únicamente con uva albariño.

Como veis, para todos los gustos y todos los bolsillos. Por eso sorprende tanto que la mayoría de los vinos del grupo (en concreto el 70%) se exporten al extranjero, sobre todo a Estados Unidos. ¿Una pena o un orgullo?

Juan Gil

 

Un comentario en “Juan Gil, la joya de Jumilla y más allá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s