Olfato para el gol y el vino

Con motivo de la Eurocopa 2016, repasamos la relación entre algunos de nuestros futbolistas favoritos y el vino, empezando por el español Andrés Iniesta, propietario de una bodega desde 2010. Ese año, el mismo en el que marcó su gol más recordado, fundó la Bodega Iniesta, aprovechando unos viñedos que ya poseía su familia en su localidad natal, Fuentealbilla (Albacete).

El jugador del Barcelona elabora, además de quesos y aceite, un total de 18 vinos, adscritos a la D.O. Manchuela y divididos en dos gamas, Corazón Loco y Finca el Carril. A esta última corresponden Minuto 116 Blanco y Minuto 116 Tinto, que rinden homenaje al momento histórico en el que la selección española ganó el Mundial de Sudáfrica, por obra y gracia del pie derecho de D. Andrés.

"¡Por el vino!"
“¡Por el vino!”

También en el Barça, y luego en el Real Madrid, jugó el danés Michael Laudrup. Su larga estancia en España le convirtió en un enamorado de su gastronomía y sus vinos, pasión que descubrió compartía con otros daneses residentes aquí, los Buhl. En 1993, montaron juntos una pequeña sociedad y empezaron a exportar algunos productos, básicamente para consumo propio, cuando estaban en su país de origen y echaban de menos lo que comían y bebían en el nuestro, y de sus familiares y amigos.

Con el tiempo, Laudrup Vin & Gastronomi, que así se llama la empresa, se ha convertido en la mayor importadora de Dinamarca de productos gourmet y vinos españoles. Además, colabora con reputados chefs daneses para que los introduzcan en sus cartas y organiza catas y visitas a los proveedores, con lo que puede decirse que el bueno de Michael es, a día de hoy, uno de los mejores embajadores internacionales de bodegas como Muga, cuyo tinto reserva encabeza el top 10 de las referencias más vendidas en su web.

david-ginola-wine
Ginola, catando vino… sin vino (?).

Exjugador del Paris Saint-Germain y de varios equipos ingleses, el francés David Ginola es un gran aficionado al consumo y el coleccionismo de vino. Nacido en la muy vitivinícola región de Provenza, durante su estancia en la capital gala hizo amistad con Philippe Faure-Brac, campeón mundial de sumilleres y propietario de Le Bistrot du Sommelier, que fue quien le introdujo en el mundillo de la caza y captura de los mejores vinos franceses.

Se cuenta de Ginola que, asesorado por su amigo, quiso probar el exclusivísimo borgoña Romanée-Conti de 1990, para lo cual no se le ocurrió otra cosa que llamar a la bodega, darse a conocer y pedir que le enviaran “una caja”. Parece ser que le respondieron: “Monsieur Ginola, es un honor, pero desgraciadamente no vendemos ese vino por cajas a ningún (queremos creer que el interlocutor enfatizó esta palabra) cliente. Si desea comprar una muestra variada de todos nuestros borgoñas, la caja incluirá un Romanée-Conti”. El futbolista aceptó y su pasión por el vino fue a más, hasta el punto de poner su nombre, en colaboración con una cooperativa, al Coste Brulade Rosé Cuvée David Ginola, un rosado de su Provenza natal.

andrea-pirlo-wine
Pelazo al viento y olfato, dos de las señas de identidad de Andrea Pirlo.

Uno de los mejores jugadores italianos de todos los tiempos, Andrea Pirlo, es propietario de Pratum Coller, una bodega cerca de Brescia que produce entre 15.000 y 20.000 botellas al año de cuatro vinos: el rosado Eos, el blanco Nitor y los tintos Redeo y Arduo. Como en el caso de Iniesta, los viñedos, trabajados según los principios de la agricultura ecológica y con rendimientos por hectárea muy bajos, pertenecían a su familia desde varias generaciones atrás.

Pirlo cuenta que su abuela le daba a beber, de niño, agua mezclada con vino, de donde le viene su amor a éste, y ha declarado en más de una ocasión que, cuando se retire definitivamente del fútbol, se dedicará únicamente a Pratum Coller. La marca no está acogida a ninguna denominación de origen para vincularla al máximo y en exclusiva a la hacienda familiar: ventajas de que el renombre, siempre conveniente para una buena comercialización, lo aporte el propietario.

Leo-MalbecFinalmente, Leo Messi tiene cedida su imagen a las bodegas argentinas Casa Bianchi, de forma que los beneficios obtenidos con sus vinos marca “LEO” se destinan a la fundación benéfica del futbolista argentino, cuya actividad se centra en la infancia, la salud y el deporte. Son tres vinos monovarietales, un blanco de uva torrontés y dos tintos de la variedad malbec, elaborados en San Rafael, al sur de la provincia de Mendoza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s