Consejos para pedir vino en un bar español y no morir en el intento

Vaya por delante que, por “bar”, no nos referimos a gastropubs, gastrotabernas, loungebares, winebars y demás locales que tanto proliferan últimamente sobre la falsa creencia de que un anglicismo los convierte automáticamente en buenos lugares para beber vino. Por “bar” nos referimos al bareto de toda la vida, al local español por antonomasia, con su póster de equipo de fútbol, su tragaperras parpadeante y su señor cincuentón en nómina, trajinando dycs a palo seco en un rincón de la barra. En suma, al lugar donde todo españolito medio aficionado al vino acaba un día u otro, dependiendo de lo que tarde en fundirse su presupuesto mensual para vino. ¿Cómo saber, llegado ese día, si merece la pena arriesgar cartera e hígado o pasarse mejor a la cerveza? He aquí cuatro pistas para tomar la decisión en los escasos segundos que transcurren entre la entrada en el local y el “¿qué desea?” del camarero.

1.- Observe el mostrador.
¿Ve algún armarito del vino? Ya sabe, uno de esos pequeños recipientes climatizados en los que se guardan las botellas abiertas o las que se prevé consumir en breve. En caso afirmativo, es buena señal: en el bareto en cuestión, se preocupan de que el vino se conserve y se tome a la temperatura adecuada, no congelado si es blanco o a temperatura ambiente si es tinto. Tenga en cuenta que los bares españoles tienden a ser muy radicales en lo que a las condiciones térmicas se refiere. Intente, si no, pedir un café y beberlo al instante sin escaldarse la lengua o pida un refresco y pruebe a verterlo en un vaso de tubo en el que han conseguido meter un número de cubitos de hielo cuyo volumen, desafiando a las leyes de la Física, supera al del propio vaso.

Sarkozy y Rajoy, dudando sobre la conveniencia de pedir un vino.

Sarkozy y Rajoy, dudando sobre la conveniencia de pedir un vino.

2.- Observe la pared.
¿Hay un corcho, pizarra, pantalla, bajorrelieve, fresco… con una lista de vinos, sea por copas o botellas? Buena señal: a lo mejor, el armarito climatizado está fuera de la vista, pero alguien se ha molestado en hacer saber a la concurrencia que allí van más allá del sota-caballo-y-rey, que no tienen sólo uno o dos vinos, probablemente abiertos desde hace tres días y más oxidados que los clavos del Titanic, y que han dado el coñazo a su distribuidor habitual para proponer una oferta más variada a la clientela. Sin dejar de respetar reverencialmente a los riberas y riojas, también es buena señal que la lista incluya vinos de alguna de las otras 67 denominaciones de origen españolas. O vinos sin D.O. pero sujetos a otras clasificaciones.

3.- Hable con el camarero.
Ya lo expusimos en nuestro decálogo de Derechos del Bebedor de Vino en restaurantes: el Bebedor tiene derecho a unos mínimos conocimientos del camarero. No se trata de que éste sea capaz de explicarle la maceración carbónica o las diferencias entra la uva tempranillo y la garnacha, sino de que, ante la pregunta “¿Qué vinos tenéis?”, no se limite a contestar “Tintos y blancos”. Es como preguntar por mesas en IKEA y recibir por toda respuesta “Grandes y pequeñas”. Dígame usted si sus vinos son jóvenes o tienen crianza. O de qué bodega proceden. O cómo se llaman. O si los ha probado y le gustan. Lo que sea… ¡Pero dígame algo!, que me siento solo en mi afición vinícola. Porque, si le pregunto por las cervezas, me juego el cuello a que sabe decirme que la de barril es de Mahou y que, en botella, tiene Estrella Galicia y Cruzcampo.

4.- Observe al resto de la clientela.
Y hágase preguntas. ¿Ese señor adosado a la barra está bebiendo ese vino porque le gusta o porque, a estas alturas de su vida, podría beberse un aguarrás usado? ¿Esos postadolescentes de la mesa están bebiendo ese vino porque les gusta o porque, a estas alturas de su vida, se beberían hasta una lejía barata? ¿Ese hipster del fondo está bebiendo ese vino porque le gusta o porque ahora es trendy-cool frecuentar los mismos baretos que su bisabuelo? ¿La cara de repelús de la mayoría de los que están bebiendo ese vino se debe la calidad o estado del mismo o a la refrita tapa adjunta? Si todo el mundo está bebiendo vino, ¿es señal de que éste ha sido abierto recientemente y, al menos, no se habrá oxidado?

Llegados a este punto, lleva usted más tiempo del considerado de cortesía para contestar el “¿qué desea?” del camarero. Éste le mira con recelo, los demás clientes abandonan sus conversaciones para observarle también, la tragaperras parece haber enmudecido, el tic-tac del reloj de Cinzano impone su machacante ritmo… ¿Qué hacer? Si hay armarito y/o lista de vinos y/o el camarero le ha hablado de algo más que de tintos-y-blancos y/o la concurrencia no presenta indicios de muerte inminente por cirrosis, pida un vino. Si no concurre ninguno de estos factores, simule un desmayo, huya despavorido, pida una cerveza… o pida un vino, coño, que hasta el peor es mejor que un refresco azucarado.

6 comentarios en “Consejos para pedir vino en un bar español y no morir en el intento

    • Jajaja, nos suena taaanto lo que cuentas. Pero bueno, lo que nos preocupa de verdad es que en un país tan productor como el nuestro sea tan difícil tomar un buen vino salvo en sitios especializados… El otro día en el Café Moderno de Madrid preguntamos que vinos por copas tenían y dijeron: “Blancos”. En fin, una lástima.

      Me gusta

      • Excelente y práctica guía!! Con todo, afortunadamente en cualquier tugurio o bochinche patrio todavía podemos encontrar vinazos bebestibles a precios populares, a veces incluidos en el menú del día. Igual que en cualquier supermercado de barrio. Los mismos que nos compran a granel y embotellan franceses e italianos y los venden como propios a precio de oro. Que no muera nunca la frasca de vino de la casa!!

        Me gusta

      • ¡Muchas gracias! Sí, esperamos que vaya a más y que cada vez sepamos vender mejor lo nuestro. Un abrazo 🙂

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s