Cinco recomendaciones para exprimir una visita al Priorat

Los malditofiloxeros hemos estado hace poco en el Priorat. Os ahorramos el típico reportaje sobre la comarca -una de las dos con denominación de origen calificada junto a La Rioja-, que para eso están la wikipedia y la completa web de su consejo regulador. Lo que os proponemos son cinco recomendaciones para que, si os dejáis caer por allí, algo a lo que os animamos encarecidamente, y tenéis poco tiempo, podáis haceros una buena idea de lo que el Priorat representa enológica y turísticamente.

Salvador, en plena explicación.
La preciosa bodega Burgos Porta, con Salvador en plena -y apasionada- explicación.

Una bodega
¿Sólo os da para visitar una? Ya estáis llamando a Celler Burgos Porta, una empresa familiar cuya tradición vitivinícola se remonta a principios del siglo XIX. La generación actual, formada por el matrimonio Salvador Burgos-Conxita Porta, elabora vinos ecológicos y, en parte -por su empleo del calendario lunar-, biodinámicos. La bodega está situada en el municipio de Poboleda y se compone de un caserón de piedra del siglo XVII y 15 hectáreas de viñedos distribuidos en las terrazas y pendiente típicas del paisaje prioratí. Lo mejor, en cualquier caso, es la visita en sí, que dirige Salvador, un auténtico crack. Sus detalladas explicaciones, la pasión que pone en ellas, el entusiasmo con el que anima a los visitantes a moverse por la finca y sus instalaciones, su sonrisa perenne y el orgullo con el que anima a catar unos vinos estupendos, incluido el de la difícil cosecha de 2008, que mimó como a un hijo, hacen que las tres horas de visita pasen en un suspiro. Y todo por el módico precio de 10 euros, oiga, de los más baratos de la comarca.

vino-terram-prioratUn vino
Aquí barremos para casa y os recomendamos uno de nuestro amigo Xavi Barrachina, el Terram de Saó del Coster. Como su nombre indica, ejemplifica perfectamente ese empeño de los productores del Priorat por expresar al máximo su peculiar terruño, con suelos de pizarra llicorella, que aportan a los vinos una mineralidad muy característica, y un ecosistema de días cálidos y noches frías, como corresponde a un territorio encajonado entre sierras -las de Montsant y Llaberia- y cercano al Mediterráneo. El Terram es un coupage de las dos variedades predominantes en la denominación de origen, la garnacha y la cariñena, más una pequeña parte de syrah y cabernet sauvignon. Criado durante 24 meses en barricas francesas (el 50% de ellas, nuevas), se embotella sin filtrar para preservar hasta el final los principios ecológicos y biodinámicos con los que también se elabora. En boca y nariz, pese a tanto tiempo en madera, presenta un logradísimo equilibrio entre sus notas de fruta negra madura, las especiadas y tostadas que le aporta la crianza y la apuntada mineralidad del terreno.

Un restaurante
Volvemos a Poboleda para recomendaros el Brots, un restaurante digno de estrellas Michelín a precios sin estrellar. Con sus dos menús degustación a menos de 30 euros (más la posibilidad de comer a la carta o picar algo en la barra) y una carta de vinos que es toda una enciclopedia del Priorat, el belga Pieter Truyts se ha convertido, en apenas dos años, en uno de los grandes referentes gastronómicos de la comarca. Formado en su país natal y en Francia, Truyts fusiona las cocinas catalana e internacional y les da un toque muy personal, aportando una creatividad que se refleja también en la decoración del local (muy pequeño: conviene reservar) y en la presentación de los platos, que incluye un molde de su propio -y multitatuado- brazo para servir un par de entrantes. Porque este chef es, además, todo un personaje, que a la mínima sale de la cocina como Pieter/Pedro por su casa para departir con los comensales y ofrecerles cuantas explicaciones quieran sobre lo que están comiendo, bebiendo o deseando explorar en el resto del Priorat.

siurana
Siurana se asoma a las sierras que rodean el Priorat.

Un pueblo
En esa exploración por el Priorat os espera el precioso pueblo medieval de Siurana. Si la revista “Hola”, que de fotogenia sabe un rato, lo considera el más fotogénico del Priorat, por algo será. Está encaramado en lo alto de un peñón y fue el último reducto de la reconquista en Cataluña. Dicen que hasta cuatro condes con sus respectivos ejércitos tuvieron que emplearse a fondo para someterlo en 1153 y cuenta la leyenda que la reina musulmana Abdelazía prefirió lanzarse desde un risco montada en su caballo antes que rendirse a los cristianos. De ahí la supuesta marca de herradura que se observa en el principal mirador de la localidad, el Salto de la Reina Mora. Sus callejuelas empedradas, los restos del castillo árabe, una iglesia románica  y los múltiples senderos que suben y bajan del peñón para pasear junto al río y el pantano de Siurana se encuentran entre los muchos alicientes del lugar, cuyos alrededores son un paraíso para los amantes de la escalada.

Un paseo
Hablando de paseos y miradores, os recomendamos acabar vuestra visita al Priorat con una subida a la ermita de la Mare de Déu de la Consolació, encaramada sobre una de las colinas de llicorella que rodean el pueblo de Gratallops. Se accede a ella en coche o a pie, siguiendo un camino que sale a mano derecha de la carretera entre Gratallops y la Vilella Baixa. Una vez arriba, disfrutaréis de unas vistas excelentes del corazón de la comarca y la Sierra de Montsant. Por el camino, pasaréis entre las cepas de garnacha de entre 60 y 100 años con las que Álvaro Palacios elabora uno de los vinos más caros y reputados de España, L’Ermita, cuya añada 2013 obtuvo los codiciados 100 puntos Parker.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s