El fotomatón del vino

Dicen que la cara es el espejo del alma. Quizá por ello, el fotógrafo brasileño Marcos Alberti ha querido captar el alma bajo los efectos del vino mediante series de cuatro retratos: una antes de que el retratado bebiera y las otras tras tomar una, dos y tres copas. Lo que empezó siendo una broma entre amigos se ha convertido así en un interesante proyecto, a medio camino entre un fotomatón y un alcoholímetro, en el que el artista dice combinar sus tres grandes pasiones: la vida social, la fotografía y el vino.

marcos alberti 2

En su página web, Alberti explica que la primera foto de cada serie se tomó con los retratados recién llegados a su estudio al final de sus jornadas laborales, estresados y cansados. La segunda, tercera y cuarta fotos pretendían “mostrar que, frente a la gran cantidad de cosas malas que encuentras en internet sobre el alcohol, éste tiene cosas buenas siempre que se consuma entre amigos, en un entorno adecuado y de forma responsable”.

marcos alberti 3

Las caras de los amigos en cuestión -en su mayoría, profesionales vinculados al mundo del arte, como músicos, arquitectos, diseñadores o bailarines- van pasando en las fotos de la timidez inicial a la sonrisa abierta y la carcajada final, “haciendo realidad -concluye el fotógrafo- un dicho según el cual la primera copa de vino tiene que ver con la comida; la segunda, con el amor, y la tercera, con el caos“.

El proyecto completo, con todas las fotos, puede verse aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s